Remolacha gestionada por Agrícolas Beltrán Romero

Recomendaciones para el cultivo de remolacha

La remolacha azucarera, Beta vulgaris, es una planta de la familia de las quenopodiáceas, en la que se busca sacar el máximo aprovechamiento de azúcar de la raíz (13-22%).

En Andalucía la siembra se desarrolla en otoño y necesita para desarrollarse adecuadamente suelos francos, aunque si se cultiva en secano mejoraría con una fracción arcillosa del suelo,

No es conveniente repetir en dos años consecutivos el cultivo en una misma parcela, ya que aumentara la incidencia de malas hierbas, plagas y enfermedades. Según AIMCRA (Asociación para la Investigación de la Mejora del Cultivo de la Remolacha Azucarera), en terrenos donde no se haya cultivado nunca, es posible sembrarse un año si y otro no, durante la primera década, mientras que si ya se ha cultivado antes en secano sería un año si y dos no, mientras que en regadío sería un año si y tres no.

En este sentido es importante reseñar que la remolacha es un muy sensible a ciertos herbicidas por lo que habrá que tener en cuenta los tratamientos en años anteriores para evitar problemas con la persistencia de estos productos.

En cuanto a la preparación del terreno, hay que realizar una labor de alzado o profunda con chisel acompañados de varios pases de gradas y por último preparar el lecho de siembra con vibrocultivador.

Los mejores resultados del cultivo se alcanzan con densidades de plantas altas, ya que es mejor tener un mayor numero de plantas de peso medio, por lo que hay que primar estrechar las líneas de siembra lo máximo posible.

El reglamento de producción integrada marca una separación de líneas de 50cm (55cm en secano) con una densidad de plantas entre 70.000 y 100.000 plantas/ha en secano y regadío respectivamente.

Si se cultiva en regadío, es conveniente aplicar 20-30 L/m2 después de sembrar si las lluvias se retrasan o riegos ligeros hasta completar la nacencia, no regándose generalmente en invierno, aplicando ya en primavera 35 L/m2, regando hasta 10 días previo a la recolección.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *