Recomendaciones girasol

Factores de éxito en el cultivo del girasol

Como estamos en los previos de arrancar la campaña de siembra de girasol, os traemos una serie de recomendaciones que esperemos que sean de utilidad e interés, gracias a nuestro proveedor Agropro.

MALAS HIERBAS, ¿CÓMO LAS CONTROLAMOS?

 

       Mecánica

       Herbicidas preemergencia y postemergencia

       Utilización de variedades que permitan un tratamiento herbicida adecuado

       Tener cuidado en la utilización de herbicidas persistentes de la familia de las fulfonilureas en el cultivo precedente al girasol ya que estos compuestos pueden resultar potencialmente fitotóxicos para el mismo

       Contactar siempre con los técnicos

 

 

FERTILIZACIÓN

 

El sistema radicular del girasol le permite obtener nutrientes tanto de las capas profundas como de las capas superficiales del suelo. Es clave garantizar la extracción del cultivo.

 

El girasol extrae de las capas mas superficiales los nutrientes necesarios para su desarrollo en las fases iniciales (desde la nascencia hasta aparición de botón floral) y posteriormente de las capas profundas para continuar con su desarrollo.

 

Es pues en este primer horizonte y sobre todo al inicio del desarrollo, donde el cultivo intenta abastecerse de nutrientes, siendo importante realizar una aplicación temprana de fertilizantes, ya que seria mas efectivo.

 

GENETICA ADAPTADA

 

La elección de la variedad adecuada a la zona donde se llevará a cabo el cultivo es clave, para ello, hay que tener en cuenta todo el ciclo de las diferentes variedades.

 

       Nascencia Variedades vigorosas para asegurar una buena nascencia. Disminuye el periodo de exposición de las plantas a parásitos y animales.

 

       Ciclo de floración Seleccionar un ciclo de floración adecuado para la zona de cultuvo permite asegurar una buena calidad y fecundación del capitulo, así como un elevado contenido de aceite y ácido oleico.

 

 

DENSIDAD DE PLANTA

 

Es recomendable lograr densidades de cosecha entre 40.000 y 55.000 plantas/ha., por lo que es conveniente la siembra de unas 65.000 semillas/ha., y garantizar una buena distribución de siembra.

 

Es necesario adaptar la dosis de siembra a la capacidad productiva del suelo, y al estado del lecho de siembra para obtener buenos resultados posteriormente.        

 

Hay que tener en cuenta también que, demasiada distancia entre surcos se traduce en:

 

       El incremento de la competencia entre las plantas de un mismo surco

       La disminución de la captación de luz por la masa foliar

       Aumento del marco donde las malas hierbas no tienen competencia.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *