Factores de éxito en el cultivo del algodón

Factores de éxito en el algodón

Queremos dedicar esta entrada a intentar aclarar diversos factores o circunstancias en la implantación del cultivo que repercuten en el rendimiento final del cultivo. Ya en próximas publicaciones iremos detallando otros factores a tener en cuenta a lo largo del ciclo de cultivo para sacar el máximo provecho a este cultivo.

El algodón (Gossypium sp.) es una especie herbácea, perteneciente a la familia de las malváceas. Se trata de una planta cuya raiz principal es pivotante, y las secundarias son más o menos horizontales. Debido a su hábito indeterminado, ocurren simultaneamente en una gran parte de su ciclo tanto el desarrollo vegetativo, como el reproductivo, siendo fundamental el procurar un balance adecuado entre estos dos crecimientos, lo que repercutirá en la obtención de unos buenos rendimientos y calidad de la fibra.

Son recomendables suelos profundos con capacidad para retener agua, lo que permitirá mantener la humedad durante todo el ciclo del cultivo. En estos suelos lo ideal es realizar una labor primaria o de profundidad (20-35 cm) con subsolador, acompañado de varios pases de cultivador. Una vez realizada esta labor primaria, las labores de pre-siembra se centran en mantener el suelo limpio de malas hierbas, mediante labores de poca profundidad (10-15 cm), además de incorporar los abonos de fondo y herbicidas de pre-emergencia.

La fecha de siembra común es en abril, cuando la temperatura del suelo alcance 13-15ºC, realizándose con sembradoras de precision y con densidades que oscilan entre 125.000-150.000 hasta las 200.000 plantas/ha, siendo la profundidad de siembra recomendada de 3-7 cm.

El algodón es muy exigente con el abonado, por lo que es recomendable dosificar la aplicación de nitrógeno, o utilizar abonos de liberación lenta como CoteN Mix de Haifa, para que sea bien absorbido el nutriente por la raíz. Una partición adecuada podría ser un tercio en abonado de fondo, y el restante en dos coberteras. Una primera cuando comienzan a salir las hojas jóvenes y la ultima con los primeros botones florales.

En este abonado, es necesario tener en cuenta el uso de los abonos de fósforo y potasio de fondo, ya que el potasio incrementa la calidad de la fibra cosechada, tanto en longitud como en peso, mientras que el fósforo aumenta el grosor y permite la apertura más temprana de las cápsulas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *